martes, 9 de julio de 2013

Nosotros

Todo comenzó cuando nos quedamos dormidos después de amarnos toda la noche.

Y durante la noche, Morfeo con sus trucos hizo que los deseos ocultos se revelaran, y que los antojos infantiles se expresaran: Nos enamoramos más esa noche.

Nos despertamos sabiéndonos enteros, no por haber encontrado al otro, sino porque sabíamos quienes éramos, y que podíamos ser nosotros mismos con el otro.

Soñamos con nuestra familia, con nuestros hijos y nietos, con los años de trabajo en equipo, y nuestros cabellos grises.

Nos despertamos 40 años después, aún juntos, viendo la vida transcurrir de prisa, mientras nosotros caminábamos despacio.

sábado, 8 de diciembre de 2012

Nos cansamos

Nos cansamos el uno del otro,
no queda duda alguna,
nos perdimos muchas veces
y en el camino decidimos dejarlo.

Fuimos durante mucho tiempo
y ya no somos nada, 
porque a veces,
cuando se quiere a una persona
y se comparte mucho tiempo,
se crece de formas diferentes...

Y esto sólo significa 
que crecieron aparte.

Nosotros crecimos
(debimos hacerlo),
porque aunque lo desee,
no puedo volver a ser quien era,
porque los años pasan por mi,
sin notarlo siquiera:
pueden pasar lento sin modificarme mucho,
o pueden pasar rápido; 
destruyéndome a su paso.

Nos cansamos de crecer a ritmos diferentes,
porque yo siempre voy rápido
y las pausas me aburren,
así que tu lento paso 
reduce mi velocidad,
haciéndome torpe e incómoda.

Espero que tu vida sea mejor que la mía,
que tu felicidad llegue pronto
y que nadie en tu mundo te lastime
como lo he hecho yo.



martes, 27 de noviembre de 2012

Amores

Y sabes que me iré, y ese es tu miedo.
Me iré lejos, donde jamás me encuentres,
para así poder ignorar tu felicidad
y el amor que nos da continuidad.

Te dejaré atrás porque no sé hacer nada más...
Huiré de nuevo, pues nunca cambiarás.
Prométeme que no me olvidarás,
ni a nosotros,
que en las noches me recordarás,
aunque sea un instante,
aunque esté prohibido.

Te duele que me vaya casi tanto como duele irme,
pero es lo que debo hacer
para que ambos sigamos nuestro camino,
porque decidiste antes de estar conmigo
que tu camino jamás iría con el mío.

Estoy harta de valer menos,
porque lo dije una vez,
lo repetiré por siempre después de esto:

Siempre me amaré a mi misma primero.

viernes, 9 de noviembre de 2012

Mis dudas

¿Piensas en mi cuando estás en tu cama, esperando por el abrazo de morfeo?
¿Recuerdas mi voz y esperas oírla cuando estás solo?
¿Sueñas con la suavidad de mi piel, o con la forma de mi cuerpo?
¿Te preguntas si estoy sola, o si tengo a alguien en mis brazos?

Y todo esto te lo pregunto porque muero por saber,
porque te pienso todo el día,
cuando tengo ganas de acariciar tu piel
imagino tu rostro con esa sonrisa tuya,
que siempre sale cuando me ves.

Tengo la sensación de que me olvidarás pronto,
como todos siempre se olvidan de mi
y que te irás cansando de mis arranques,
de que siempre me marche cuando me molesto.

No puedo evitar preguntarme
si las cosas son como son por antojo,
por ego o por vanidad,
pero tienes la capacidad de hacerme dudar,
como nadie nunca lo ha logrado.

Y me sigo preguntando cosas,
como si te gustaría tomar mi mano
sobretodo cuando estoy derrotada y sola...
O si te gustaría besar mis labios,
cuando esté acurrucada llorando por la noche,

Porque eso es algo que no conoces...
Lloro todas las noches,
cuando soy vulnerable y mansa...
como no soy nunca delante de los demás.

Me preguntaré de nuevo,
si esta noche sí querrás verme,
como cada noche yo anhelo tenerte en mis sábanas
y jamás dejarte escapar. 

jueves, 1 de noviembre de 2012

Huir

Nunca fui perfecta para nadie...
Porque soy exactamente tu mitad,
y me dejarías ir antes de tenerme,
aunque te arrepentirás de ello por el resto de tu vida.

Recordarás las sábanas que nunca nos cubrieron,
pensarás en los minutos que volaron,
los besos que no nos dimos,
los pensamientos que nunca compartimos.

Y si, lo recordarás todo mientras abrazas a otra,
cuando yo me acuesto con alguien más,
te acordarás de ello mientras duermes,
y desearás que tu vida fuese diferente.

Pensarás en mi de vez en cuando,
cuando mi camino se aleje del tuyo
y sabes que así será...
Porque no sé hacer otra cosa que huir.

Huí la vida entera,
de pesadillas que no acaban,
de rostros que no se borran,
de noches de insomnio...
siempre huí porque no había nada en mí.

Siempre me sentí hueca por dentro,
ajena a emociones distintas a las mías,
no sabía ser quien era, ni quien ser.

Doy por sentado esta noche
que nunca más en mi vida pensaré en ti,
porque la vida siempre fue cruel conmigo
me mostrará tu rostro de alguna forma
para que yo sepa bien que nunca te tendré
y que si te encuentro, estarás con otra.

Será lo suficientemente cruel como para mostrarnos
que siempre fuimos del otro,
en otras vidas y otros tiempos,
pero que esta vez,
nos veremos partir en otras direcciones.

Es difícil no ser egoísta, y convencerte de que sí,
deberías estar conmigo porque nací para ti,
para que nuestras almas se juntaran;
pero me toca dejarte ir,
porque escogiste tu camino antes de conocerme,
y no seré yo quien te indique tu sendero.

Después de esta noche huiré,
como hago siempre,
me alejaré de ti y de todo lo que amaré por siempre,
porque nunca podré vivir donde no esté en paz,
y hacerte infeliz no está dentro de mi plan.


martes, 23 de octubre de 2012

La distancia.

Desearía regresar el tiempo
y alejarme de tu rostro,
desearte la mejor de las suertes
y caminar en sentido contrario.

Desearía poder odiarte con el alma,
sentir que mi piel se achicharra,
que mis penas dobleguen mi espalda,
llorar por las noches por tus falsas palabras.

Imagino el día en el que tu mundo pare
sólo para verme pasar por tu lado,
y que me veas con la misma sonrisa,
la misma mirada,
sentir que me rompiste más que el alma.

Quiero que llegue el día en el que saldes cuentas
y me dejes con mi balance en blanco...
que pueda ser yo nuevamente,
como solía ser antes...
Cuando me permitía ser un ser oscuro,
y revelaba mi naturaleza escondida bajo las capas que ignoraste.

Deseo poder llorar por las noches,
lo digo de nuevo porque es lo que más espero
porque las noches siempre las reservan
sueños donde tu y yo somos lo que deseamos siempre,
y que negamos tan pronto tuvimos la oportunidad.

Desearía seriamente que no involucraras
nunca más tus sentimientos,
porque ser fría y dura es trabajo difícil
como para que me lo compliques aún más.

Espero poder dejarte de lado
con la misma facilidad con la que tu lo hiciste,
y cuando lo haga, seas tan generoso
para no volver a mi vida,
y me dejes odiarte y amarte a la distancia,
donde debí quedarme siempre.


domingo, 21 de octubre de 2012

Amores prohibidos

Él: ¿Todavía de farra, cielo?
Ella: Si...
Él: Esa fiesta está buena. Qué ganas de estar ahí contigo.
Ella: Y yo con ganas de verte a ti. Tengo ganas de que estés aquí y me lleves a casa.
El: Así te llevo a la casa, te acuesto en la cama... te quito la ropa.
Ella: ... y me haces tuya?
El: Nos entregamos a un mar de sentires y pasión.
Ella: Oh demonios! Ven, acaríciame, siénteme...
El: Es lo que más deseo
Ella: Ven, tenme en tus manos, siente mi piel, hazme olvidar que soy humana...
El: Tu cabello, tu aroma, tu latir, tu respirar...
Ella: Mis movimientos, mi piel, mi calor, mi sudor...
El: Tu vis de placer...
Ella: Mi perfume mezclándose con el tuyo.
El: ...
Ella: Ven, acaríciame, hazme sentirte...
El: Quiero, quiero, Deseo, deseo.
Ella: Ven
El: Me encantaría hacerlo.
Ella: Que estoy sola, que quiero que estés aquí, que necesito que me acaricies, que me toques, que me tengas a tu lado mientras respiras mi nombre. Ven. Respírame, tócame, siénteme.
El: En este momento quisiera tenerte enfrente para cumplir todos tus deseos.
Ella: Ven, tenme enfrente, bésame, acaríciame, hazme pensar sólo en ti. Ven. Hazme tuya, que no hay mañana.
El: Deseo colarme en tu mente y acechar tus pensamientos hasta hacerlos míos.
Ella: Demonios, ven!. Mi cama está sola y fría, y yo  muero porque beses mis labios.
El: Estoy soñando despierto, mi mente vuela... vuela hacia ti, el viento que sientes rozar tu cuerpo soy yo... Disfrazado de aire para sentirte.
Ella: Ven y te enseño a dejar de soñarme.
El: Seré tu mejor alumno hasta convertirme en tu maestro. ¡Como quiero verte! Un beso.
Ella: Como quisiera que estuvieras aquí...

jueves, 18 de octubre de 2012

Olvídame (2009)

Olvidé...

Y lo hice sin querer, lo siento.
Te olvidé y eso no lo lamento,
pues sin proponérmelo
he logrado sacarte de adentro,
donde viviste largo tiempo.

Y me dolió verte con otra,
me quemaba la espalda sentir que la abrazabas,
que le dabas lo que a mi me negabas.

Nunca recordé que te negué cosas,
y que jamás pude amarte,
pero quise retenerte a mi lado.

No pensé que tu tenías a tu mitad en alguna parte,
y que siempre fuimos buena pareja,
porque nunca pudimos ser sinceros,
no te mostré mi oscuridad,
y tu no me mostraste tus celos.

Te olvidé porque dejé de pensarte,
ya no me acosaba tu recuerdo en las noches,
no sentía la necesidad de llamarte
o de escribirte alguna carta,
algún poema...

Es tu turno ahora de olvidarme.

sábado, 22 de septiembre de 2012

Pares

... Puedo imaginarme sensaciones,
tu cuerpo desnudo sobre el mío,
la electricidad que nos rodea siempre que nos vemos...
Y de verdad no mentí la última vez
Ni la primera:
Te deseo desde que te vi.

Todo esto porque siempre has sido mío,
me es indiferente que estés con otra,
porque he esperado toda mi vida por toparme
con tus ojos y tu voz,
así que te reconocí... Eres mi igual.

Y desconozco las razones,
la vida es sólo vida,
pero me rehúso a que no me veas,
no me sientas...
Me niego a que no me conozcas,
a que pienses que es como cualquier otra cosa...

Sé que puedes verme,
y deseas tocarme, besarme...
ambos sabemos que eso es un inicio.

No me asustaste nunca con tus palabras,
ni me intimidaste cuando me hablabas de tu mente,
de las cosas que has hecho...

Y presiento que hay más historias que contar
que sólo pensar en nuestros cuerpos desnudos...

Puedes venir a tomar lo que es tuyo,
porque después de todo,
lo que se creó en pares, debe terminar de esa forma.


domingo, 16 de septiembre de 2012

Quemarme

... Y me pides que no sienta
cuando me elevas de mis pies,
y me mantienes soñándote en las noches...

Me pides que no sienta dolor,
mientras clavas tenazas hirvientes en mi piel...
Para después tenerme cerca,
oliendo tu perfume,
sin poder tocarte o besarte.

Es una tortura inimaginable tenerte cerca,
oírte decirme que me deseas,
que quieres tenerme para ti...
Pero me pides que no sufra,
que no duela...

Y mi piel arde, junto con mi mente,
y todo este tiempo he querido
tan solo unos minutos a solas,
y cuando por fin llegaron,
sólo supe decirte que no.

Porque después de todo,
me estás pidiendo que no sufra,
que no me duela...
Y dejarte hacerme algo,
es como ver el sol mucho tiempo.

Puedo y quiero seguir jugando,
pero lleguemos al borde,
sin cruzar las líneas,
para que la piel sólo queme en soledad,
y las noches no se prolonguen...
que tu lengua no acaricie la mía,
ni tus dedos toquen mi ser.

Así que si llegas a amarme, que sea en tu mente,
y que nuestros cuerpos no se mezclen
para que no romper la promesa
de no sentir dolor,
y así luego sacarte de mi cabeza.